Por qué el retiro de EE.UU. de pacto nuclear puede provocar nueva carrera armamentista

0
118

El INF fue un acuerdo histórico que, firmado en 1987 por el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Reagan, y el presidente de la URSS Mijaíl Gorbachov, eliminó un tipo de armas nucleares muy controvertidas

Esta no es la primera vez que el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio o INF (por sus siglas en inglés, Intermediate-Range Nuclear Forces) se ve amenazado.

En el 2014, el presidente de Estados Unidos Barack Obama acusó a Rusia de haber violado el tratado después de que este país supuestamente probara un misil de crucero terrestre.

Pero Obama finalmente optó por no retirar a Estados Unidos del tratado bajo el argumento, según apuntan algunas informaciones, de que este movimiento podría reiniciar una carrera armamentística.

Ahora, Trump aseguró que Estados Unidos no permitirá que Rusia “fabrique armas mientras a nosotros no se nos permite”.

“Rusia violó el acuerdo. Lo han estado violando durante muchos años”, aseguró el presidente de Estados Unidos.

¿A qué se refiere Trump?

Estados Unidos insiste en que Rusia, incumpliendo el acuerdo, desarrolló un nuevo misil de mediano alcance llamado Novator 9M729, conocido por la OTAN como el SSC-8.

Eso le permitiría lanzar un ataque nuclear en los países de la OTAN en muy poco tiempo.

Recientemente, la misma OTAN confirmó que Rusia estaba posiblemente incumpliendo las reglas del acuerdo.

El secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, aseguró que la alianza continúa estando “preocupada por la falta de respeto de Rusia a sus compromisos internacionales, incluyendo el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, el Tratado INF”, afirmó.

“Tras años de negaciones, Rusia reconoció recientemente la existencia de un nuevo sistema de misiles, llamado 9M729. Rusia no ha proporcionado ninguna respuesta creíble sobre este nuevo misil. Todos los aliados están de acuerdo que el análisis más plausible sería que Rusia está violando el tratado”, afirmó Stoltenberg.

Según la cadena estadounidense CNN, además, altos cargos del gobierno de Estados Unidos están preocupados porque creen que el tratado supone una desventaja de su país frente a China, quien no se enfrenta a ninguna limitación para desarrollar misiles de medio alcance en el Pacífico al no formar parte del tratado.

Rusia ha negado estar incumpliendo este acuerdo. “Estos pasos, si se toman, harán el mundo más peligroso”, declaró el portavoz presidencial Dimitri Peskov.

“Rusia ha estado y sigue estando comprometida con las provisiones del tratado”, aseguró.

Moscú, además, también ha acusado a Estados Unidos en el pasado de violar el tratado, al desplegar un componente de un sistema de defensa antimisiles capaz de lanzar también misiles ofensivos; utilizar misiles prohibidos en distintas pruebas y también drones armados que, según Rusia, son efectivamente misiles de crucero prohibidos, según el Consejo de Relaciones Exteriores, .

Estados Unidos niega estas acusaciones.