Civilización

0
60

Puede decirse que el objetivo de la humanidad es la paz mundial, meta que tiene al frente a los negocios relacionados con las fábricas de armamentos, sus empresarios, las clases militares y otros factores, sin excluir el patrioterismo que como en el caso de Tacna agita conflictos ya superados cuya consecuencia final son los gastos militares, siendo las armas cada vez más sofisticadas son más costosas y menos sostenibles para naciones como la nuestra.

La meta del mundo es la actitud europea, son naciones como Suiza o los escandinavos, en un continente que a pesar de haber concluido hace apenas 6 décadas una guerra de magnitudes apocalípticas hoy son capaces de reunirse en el objetivo de una sola nación, ya cuentan con moneda y parlamento, y entre las virtudes que se han generado en la búsqueda de la civilización se encuentran la ecología, el respeto al medio ambiente y el respeto a los animales.

Con notable retraso nuestro Congreso el año 2016 ha emitido la Ley Nº30407, Ley de Protección y Bienestar Animal, cuyo título preliminar indica que el estado establece las condiciones necesarias para brindar protección a las especies de animales vertebrados domésticos o silvestres y para reconocerlos como animales sensibles, los cuales merecen gozar de buen trato por parte del ser humano y vivir en armonía con su medio ambiente; esta ley es el hito por el cual se regulan las relaciones entre la especie humanas y el resto de especies vertebradas de la nación, que a nuestros ojos aún aparecen como inferiores pero que en los países europeos ya se ha establecido su calidad.

En nuestra edición N°1886 del 17 de octubre difundimos un reclamo de un grupo de protección en el cual se protesta porque dicho dispositivo aún permite espectáculos que podemos considerar ya bárbaros, pero que la misma Ley aún los considera culturales, el Tribunal Constitucional ha admitido la demanda y sin duda en algunos meses habrán buenas noticias.

Para descrédito de nuestra ciudad, en medio de tantas innovaciones éticas y legales, un representante de la especie humana en poder de un arma de fuego ha asesinado a dos perros en el CPM La Natividad, y luego se ha dado a la fuga; el efecto de la actual corriente creemos que debe ya encontrarse en nuestra conciencia, incluso en el paradigma europeo que debemos hacer nuestro, muchas normas ecológicas son contempladas muy ligeramente porque simplemente no son necesarias, y eso porque ellos ya han tomado conciencia de la necesidad de vivir en un mundo equilibrado en el que dejemos de creernos la especie escogida para dominar al mundo, porque la forma en que lo hemos hecho es deplorable y más bien lo hemos puesto al borde de su desaparición.

Quien usó un arma de fuego para asesinar criaturas vivas es casi indefinible como ciudadano moderno, sin duda alguna la ley le caerá encima puesto que también el código penal ha sido modificado en virtud de la misma, pero nos advierte que aún hay ciudadanos quienes ignoran que esos actos son delito, en resumen falta aún educación y conciencia cívica.