El año de Vizcarra

0
262

La forma como llegó Martín Vizcarra a la Presidencia de la República será catalogada como curiosa, fuera de contexto o sorpresiva, ya que no ocurrió en forma normal por un proceso eleccionario, sino por un antiguo pleito con el grupo de Fuerza Popular, que convergió en una renuncia de Pedro Pablo Kuczynski motivada a su vez por la presión de sus rivales quienes tendieron una celada a Kenyi Fujimori y su grupo, en su pretensión de conseguir algunos votos para proteger a PPK de un proyecto de vacancia, pero al revelarse éstos actos mediante Moisés Mamani y su reloj; dicha vacancia ya era segura, la única alternativa de tan bochornosa decisión era la renuncia; aún Mercedes Aráoz intentó forzar las cosas  tratando que los vice Presidentes, Vizcarra y ella también renuncien,  Martín no lo quiso y así se convirtió en Presidente.

Debió haberse analizado ésta actitud antes de contar con la sumisión del nuevo Presidente ante la aún fuerte mayoría parlamentaria de Fuerza Popular; durante 4 meses aparentemente trató de evitar confrontaciones, estériles casi siempre, incluso eclécticamente usó al fujialanismo opositor; sin ser un tigre viejo en la política resultó siendo más estratégico que sus rivales, descubrió que existía una indignación popular latente la cual se desbordó con los destapes de la banda de jueces y fiscales llamada “Los Cuellos Blancos”, cogió la bandera de combatir la corrupción y decidió enfrentar a los opositores, en el pensamiento que era más importante demostrar lealtad a esa población indignada que a un grupo de poder casi deslegitimado; chocó con el Congreso en su discurso del 28 de julio con la decisión de llamar a un referéndum con puntos que afectaban decididamente a los actuales parlamentarios; ni Humala ni PPK tuvieron la energía necesaria para hacerlo; Vizcarra siempre contando con un respaldo popular creciente se mantuvo firme hasta que se realizó el referéndum, que puede decirse fue su mejor momento, valores de más de 85 y hasta casi 90 % le dieron respaldo, incluso en el punto controversial, de este modo logró quedar legitimado sin haber ganado una elección pero sí el referéndum por goleada.

Desde entonces se puede decir que empezó a ejercer su labor en el papel  de Presidente, algo difícil de digerir para quienes vieron desaparecer su poder; pero es sabido que el favor popular es efímero, el casi 70 % de aceptación del que llegó a gozar se ha convertido en algo más del 60 %, no despreciable pero en proceso de caída, el pueblo necesita resultados que traigan en sus vidas cambios positivos, algo que no ha ocurrido; el mismo Vizcarra se ha visto tocado con denuncias consecuencia de su labor como contratista y de cuando fue Ministro de Transportes, el aplomo con que las enfrente juega a su favor; hay problemas en salud, educación, seguridad, lo que la población considera prioritarias y retraso en la reconstrucción del norte, no hay avance en las reformas política y judicial, el conflicto de la mina Las Bambas amenaza con desbordarse y parece que aún el alanismo mantiene un posición dura; son aspectos que los peruanos esperamos sepa resolver Vizcarra correctamente.