El caso Vizcarra

0
21

El Perú gira en un eje artificioso donde se contraponen el Congreso, en el cual existe una mayoría formada por una alianza virtual entre el APRA y Fuerza Popular, y en el otro lado, la figura del Presidente Martín Vizcarra Cornejo. Repasemos: el día que PPK se presentó por primera vez en el congreso fue abucheado por dicho grupo parlamentario incluso antes de haberse cruzado palabra alguna, lo cual puso en evidencia que la gran derrotada, Keiko Fujimori, estaba cargada de frustración, la acción posterior del congreso lo reconfirmó pues fue un constante enfrentamiento contra el Presidente; la renuncia del mismo no es tanto por los hechos que inició el congresista Mamani, sino por un úkase de la ex candidata perdedora, hoy Vizcarra ha decidido enfrentarlos.

El perfil de Vizcarra aún es desconocido, todo ocurrió demasiado rápido cuando llegó a la presidencia, pero los analistas ya tienen algunas conclusiones; sí es populista, muestra una élite política corrupta y se acerca al pueblo que es honesto por naturaleza, descubrió que pechar al Parlamento le hace levantar su imagen y no duda en usar este recurso, con su popularidad estigmatiza a sus rivales políticos ya identificados en el Congreso, agita por doquier el lema de cerrar dicho poder y la población le da apoyo porque vislumbra lo mismo.

No se le puede llamar autoritario, respeta la constitución en todos los pasos que viene dando, y no busca ni concentrar el poder ni a perpetuarse en el cargo, pero sí busca alterar el actual equilibrio de poderes mediante reformas políticas y su evidente presión sobre el poder judicial; ha logrado dar un golpe a los actuales congresistas evitando su reelección, pero no está minando las bases democráticas de su régimen.

También se le achaca una inclinación a la izquierda, aunque sus últimos actos parecen apuntar en dicho sentido, la suspensión de Tía María es una idea propiciada por la izquierda, su pretendido adelanto de las elecciones parece ir de la mano con la agenda de las bancadas de izquierda, pero es casi imposible que un empresario relativamente exitoso tome ese camino, y en nada se aprecia algún compromiso ideológico con el marxismo, sino más bien tiene un estilo pragmático, orientado por su populismo ya que parece depender de las encuestas de opinión, el uso del referéndum no es exclusivo de la izquierda; sus principios más se acercan a los fundamentos de la democracia directa y no de la participativa como propone la izquierda, Vizcarra hace uso del referéndum y no la forma del asambleísmo marxista.

El análisis político es complejo y debía estar libre de cualquier influencia de ideologías, a Vizcarra se le atribuyen raíces aprista por su padre César quien fue el más influyente dirigente del partido de la estrella en Moquegua por lo cual resulta algo extraño que ahora se enfrente al mismo debido a su alianza con el fujimorismo, a todas luces contra natura si recordamos que Alan García Pérez tuvo que fugar del país porque según el mismo Alan el fujimorismo tenía todas las intenciones de asesinarlo; hay peruanos que lo recuerdan.