El enigma Alan

0
111

Alan García Pérez es un personaje de la historia peruana y será objeto de análisis por mucho tiempo; el 17 de abril del presente año a las 6 y 25 de la mañana el Fiscal Henry Amenábar y cinco efectivos de la División de Investigaciones de Alta Complejidad llegaron al domicilio del ex presidente a comunicarle que sería detenido, minutos después éste se quitó la vida; los últimos meses de García fueron estresantes al límite, en nuestras ediciones números 1897 de noviembre del 2018, 1902 de diciembre y 1921 de febrero de este año nos referimos a él en su condición de asilado en la embajada Uruguaya, perseguido político según su versión y cuando realizó una denuncia de violación telefónica; de este modo la historia del Perú cerró una de sus páginas.

El resumen de sus dos períodos de gobierno no es suficiente para describir al hombre; el primero fue una catástrofe para la nación, a sus 36 años era el Presidente más joven del país y el ídolo de la juventud, apuesto, culto, inteligente, carismático hasta el extremo del magnetismo, orador incomparable y miembro del quizá único partido político consolidado del  país; pero se dejó seducir por una especie de socialismo que lo llevó a negar el pago de la deuda externa convirtiendo al Perú en un paria internacional, redujo la compra de aviones Mirage con el argumento válido que ese dinero debía tener mejor uso, pero después se conoció de sus relaciones con Abderramán El Assir, acaudalado libanés y traficante de armas, habría habido una importante suma de dinero que llegó a los bolsillos de Alan; igualmente se dió el caso del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI) en el que nuestro Banco Central de Reserva depositó $ 270 millones de reservas en 1986, y motivó otra denuncia por enriquecimiento ilícito para Alan; el caso del tren eléctrico por denuncia de Sergio Siragusa en 1993 también manchó la imagen de Alan con algo más de un millón de dólares, por otro lado se produjo la matanza de los penales en 1986 con 344 fallecidos, resultándole imposible eludir la responsabilidad, todas estas imputaciones quedaron prescritas.

El segundo período, fue positivo, logró reducir claramente los niveles de pobreza y de anemia infantil pero el 15 de diciembre del 2016 Jorge Barata confesó que se pagaron sobornos para adjudicarse la obra Metro de Lima durante el gobierno de García; el 20 de enero de 2017 Edwin Luyo, ex miembro del comité de licitación de dicha obra es detenido por la policía como receptor de sobornos; el 24 de enero el juez Concepción dictó 18 meses de prisión preventiva para el ex Viceministro de Comunicaciones Jorge Cuba, acusado de recibir $ 8 millones ilícitos; el 17 de noviembre se ordena el impedimento de salida del país de Alan García; el 19 de noviembre pide asilo en la Embajada de Uruguay y el 3 de diciembre es rechazado su pedido; el 18 de febrero se pone en duda la realidad del pago por una conferencia. Estando así, y únicamente con acusaciones fiscales el que fue quizá el hombre más capacitado para gobernar el Perú optó por el suicidio antes que la cárcel, la historia lo juzgará.