El peruano Grau

0
124

Todo peruano al referirse a Miguel Grau Seminario debía hacerlo en forma consciente de hablar de uno de los mejores hombres que produjo nuestro país; en la historia de la guerra del pacífico es tan significativo que desde el 5 de abril de 1879 hasta el 8 de octubre del mismo año, 6 meses, Chile no pudo enviar tropas a invadir el Perú, esto nos demuestra su eficacia como soldado, pero creemos que el 21 de mayo del mismo año surgió el otro Grau, el hombre grandioso, el ciudadano del mundo, el que pasando por encima de las pasiones fue capaz no solamente de rescatar a los náufragos de la nave enemiga que acababa de hundir, sino devolver a la viuda de Arturo Pratt las pertenencias del comandante de la “Esmeralda”, además de dar testimonio de su arrojo al abordar el “Huáscar” donde murió; la carta de agradecimiento de ella es otra muestra de gentileza y exalta los valores de Grau, creemos que todo peruano debía leer ambas cartas para valorar a nuestro héroe, esta soberbia actuación sin embargo no fue comprendida por los peruanos de aquella dolorosa época.

Pero además era un hombre, que tenía esposa e hijas, y las cartas que envió a su esposa Dolores Cavero podrían figurar en una antología romántica, resulta difícil imaginar a alguien que se juega la vida escribiendo unas hojas cargadas de dulzura y amor, en la última simplemente le dice que darán una vuelta, no le quería causar preocupación; también resaltamos su humildad ya que no se mostraba soberbio aun sabiendo que el país dependía de él, solo decía que cumpliría con su deber; finalmente debemos decir que también actuó en la política como Diputado por Piura, en estos tiempos que los políticos están tan marcados por la corrupción, la soberbia y la ignorancia debían leer la vida de Grau; felizmente sí hay quienes actúan en su memoria.

A 140 años del enfrentamiento en Iquique, la Marina de Guerra del Perú y la Fundación Miguel Grau, respaldados por Telefónica han lanzado la VIII Cruzada de Valores “Somos Grau, Seámoslo Siempre”; esta cruzada se inició el 2011 y se busca inculcar los principios que caracterizaron a Grau: la honestidad, la lealtad y la dignidad, se cuenta con el Premio Nacional “Almirante Miguel Grau” el cual reconoce a tres ciudadanos que a través de la práctica de los valores mencionados hayan mejorado la sociedad.

Han incluído un concurso escolar denominado “Cartas a Grau” para los alumnos de Lima y Callao, los niños antes deben conocerlo, este año el concurso se hará en colegios de todo el país, las misivas deberán enviarse hasta el 30 de agosto por la web www.somos-grau.pe y la premiación será en octubre al conmemorarse el 140 aniversario de su inmolación.

“Sepa que hoy, su nombre Grau, es la honra y gloria del Perú, se le agradece por tanta entrega y caballerosidad, demostrando que no sólo fue un hombre de guerra sino de humildad”, así escribió la alumna Ángela Pino del colegio Santa Rosa de Lima de Villa María del Triunfo en la carta que ganó el premio el año 2017, este pensar debemos compartirlo todos los peruanos.