El tipo de cambio

0
124

Alan García Pérez nos ha dejado un legado muy intenso del cual se va a discutir en el tiempo, pensamos que incluso los historiadores tendrán entre ellos discrepancias cuando se refieran al dicho personaje, pero algo indiscutible es que en su período de gobierno del 1985 a 1990 destruyó la economía de un país estable que debía ser próspero, pero al que la rapacidad de gobernantes que se inició con San Martín y Bolívar no permitieron surgir; Perú ha perdido territorios a manos de todos nuestros vecinos, a pesar que Chile no ha sido el que de más territorio nuestro se apoderó siempre lo tenemos presente; esta es una muestra del recelo y envidia que despierta, la diversidad de recursos de todo tipo sin duda quisieran tenerla todos ellos. Sin embargo la corrupción es nuestro gran estigma, en 1990 como otras veces inició una etapa de recuperación que a pesar del altibajo con Ollanta Humala es firme, por lo que hicieron García y Humala en la Presidencia del Perú debíamos aprender que los gobiernos de izquierda no son los más eficaces al menos en nuestra realidad.

Precisamente la inflación de la moneda fue el indicador más notorio de un mal manejo económico, el trauma de dicha inflación es precisamente uno de los legados de García, por eso tantas veces estamos pendientes del valor del dólar americano que siempre ha sido nuestro referente, y el éxito relativo de todos los gobiernos a partir de Fujimori fue la estabilidad monetaria en valores que los economistas consideran óptimos; hoy el precio del dólar se encuentra a la baja, en una tendencia sostenida, dicho valor lo determina el libre mercado, con intervenciones eventuales del Banco Central de Reserva con las cuales evita fluctuaciones bruscas, sin embargo dicha intervención no sería efectiva por sí sola, sino está influenciada también por la tasa de interés de la misma moneda en Estados Unidos, la cual es definida por su respectivo banco Central o FED, cada vez que el FED eleva su tasa de interés los dólares que están en el Perú se trasladan a USA atraídos por su mayor tasa, y al escasear aquí su valor se eleva.

El FED a fines del 2018 anunció que habría cuatro incrementos de la mencionada tasa el 2019, en enero corrió el rumor que no sería sí, el ente estatal norteamericano confirmó el rumor indicando que el 2020 y en el mejor de los casos, por supuesto para ellos, habría dos alzas; de este modo no hubo fuga de dólares y se volatilizó la idea de un alza de precio en la moneda americana, la consecuencia es que se mantiene una tendencia a la baja; lo interesante es saber qué provocó dicha postura del FED, y es que a diferencia de nuestro Banco Central de Reserva tiene como función además de estabilidad para la moneda el crecimiento económico con altos niveles de empleo, los datos de la economía americana no han sido buenos en los últimos tiempos, y si en presencia de una desaceleración de la economía se subieran las tasas de interés sólo se conseguiría profundizar la crisis, así que se optó por no aumentarla.

El enfriamiento de la economía es mundial, China y la Unión Europea también la padecen, esa es mala noticia para el Perú.