Encrucijada

0
18

Invocando el Art. 134° de la Constitución Política del Perú el Presidente Martín Vizcarra ha disuelto el congreso y convocado a elecciones legislativas, los hechos que desembocaron en tan lamentable situación deben ser debidamente analizados, distinguidos constitucionalistas han opinado en forma distinta sobre la procedencia de dicha decisión, que se generó en el Art. 132 de la misma carta magna, es decir el rechazo reiterado a una cuestión de confianza, las discusiones se prolongarán por muchos años; por desgracia los que vierten sus opiniones en uno u otro sentido lo hacen con sesgo político.

A nuestro parecer la crispación política que hemos padecido se inició el mismo día de las últimas elecciones en las cuales Keiko Fujimori resultó siendo derrotada, el 28 de julio del 2016, Pedro Pablo Kuczinsky al concurrir al congreso fue abucheado por el grupo de la mayoría de Fuerza Popular, actitud que sólo se podría comprender como despecho por tal derrota, tácitamente era una declaración de guerra que declararon al ex Presidente; para evitar ser vacado por esa mayoría reforzada por la célula parlamentaria aprista, se vio obligado a renunciar; desde que asumió Martín Vizcarra recibió del parlamento un trato tentativo, que desembocó en hostil cuando tomó decisiones de fondo como la consulta popular que le resultó favorable.

También está en discusión si se produjo el rechazo a la cuestión de confianza que presentó el Premier el día lunes, el origen estuvo el día anterior puesto que Vizcarra había anunciado que lo haría acerca del procedimiento para la elección de los miembros para el Tribunal Constitucional, quiso presentarla antes que se inicie dicho proceso pues se sospechó que la urgencia se debía a una necesidad de demoler la labor de los fiscales que llevan adelante la investigación del caso lava jato, pues esta semana se revelarían nombres de políticos que recibieron recursos ilegales, incluso congresistas en funciones. El Congreso anunció que a las 8 30 iniciaría la sesión para elegir a dichos miembros y Vizcarra que a las 8 presentaría la cuestión de confianza; como la Constitución ordena dar prioridad a las propuestas del ejecutivo dicho punto debía discutirse antes de la elección; sin embargo el Premier del Solar fue impedido de ingresar al Congreso de una forma bastante ruda, después se admitió la cuestión de confianza, una criollada del Parlamento, Vizcarra le llamó un rechazo fáctico.

Y así llegamos a donde estamos; el Presidente tiene ahora una enorme responsabilidad de evitar abusar del poder total que ostentará por 4 meses, libre ya de las trabas del Parlamento, y gobernará por un año y 10 meses que le quedan y podrá dedicar más tiempo a resolver los problemas que aquejan al Perú y que ha descuidado; paradójicamente la solución que dio Vizcarra hace una semana “que se vayan todos” era la más adecuada pero los Congresistas Bartra y Olaechea que la archivaron arbitrariamente ahora la están reclamando pero al no existir Congreso no podrán desarchivarla; ojalá el Presidente nos demuestre que sí es un estadista, tiene la oportunidad.