Energías renovables

0
407

Una franja geográfica que incluye parte de Moquegua, Arequipa y Tacna así como el norte chileno registra los índices de radiación solar más intensos en el mundo, incluso la que abarca el desierto de Atacama tiene cielos despejados prácticamente todo el año, lo que la hace ideal para generar energía que proviene del sol; también se cuenta con sectores que propician aprovechar la energía eólica, la geotérmica e incluso la mareomotriz, este es el grupo de energías llamadas renovables, que no consumen ningún tipo de insumos.

Para convertir un recurso en energía son necesarios una serie de procesos que afectan la naturaleza, desplazan comunidades como en el caso de las plantas hidroeléctricas o lo que es peor, emiten una gran cantidad de gases de efecto invernadero como las plantas térmicas. A nivel mundial la riqueza no basta para proyectar una buena imagen, lo que sí ocurre con el desarrollo científico y tecnológico en el ámbito energético, lo que permite posicionar una nación; estos dos argumentos están promoviendo el uso de las nuevas fuentes de energía limpias, que no contaminan.

En Perú se cuenta con 4 plantas de energía solar, y se estudia ya sea el crecimiento de éstas o la ejecución de nuevas, también existen plantas de energía eólica y en cierto nivel de gestión las geotermales, sin embargo hay una especie de ralentización de estas inquietudes en los últimos años después de tan auspiciosos inicios; las noticias que nos llegan de Chile nos indican el camino a seguir, la planta “EL Romero Solar” ubicada en Atacama es la más grande de Latinoamérica, tiene 8 plantas en construcción y 170 más aprobadas, una de ellas con capacidad de 700 mega watts, también en Atacama.

También anuncia proyectos pioneros como la primera central geotérmica de Sudamérica, la de Cerro Pabellón en Antofagasta a 4,500 metros de altitud y la primera planta de concentración solar; cuenta con 31 plantas eólicas cuya mayor potencia es de 185 mega watts; su matriz energética va evolucionando hacia contar con 8 % de energía fotovoltaica, seguida de 6 % de eólica, 2 % de biomasa y 2% de minihidráulicas.

En cuanto a lo futuro, seguirán apostando por la energía fotovoltaica, pero sin descuidar la eólica para mantener una matriz diversa, flexible y resiliente y están analizando tecnologías de alto potencial en el país como la energía mareomotriz; al igual que nosotros, su principal problema es cómo almacenar la energía ya que la producción no es de carácter uniforme como una planta térmica, por ejemplo las solares sólo producen de día y son sensibles a la presencia de nubes, pero la diversificación de las fuentes complementada con una buena capacidad de almacenamiento permitirá un equilibrio.

Entre los recursos naturales del Perú están las fuentes de energía limpias en toda su gama, pero se necesitan ajustes normativos que las impulse, sin excluir la creación de tecnología y estudios para evaluar las potencialidades de las nuevas fuentes, también somos un país rico en energía.