Gloria de Grau

0
20

Desde esta página hemos expuesto cuanta actividad se haya referido a Miguel Grau Seminario, peruano por excelencia, el hombre del milenio del año 1000 al 2000, el 1979 con ocasión del centenario de su epopeya guerrera hicimos la secuencia de sus correrías, todas exitosas de un profesional quien a pesar de su inferioridad de condiciones contuvo a la mucho más poderosa marina chilena desde el 5 de abril hasta el 8 de octubre de 1879, la prueba histórica es que recién en noviembre de dicho año pudo Chile efectuar acciones en territorio peruano, Pisagua, Germania, San Francisco y Tarapacá ocurrieron en dicho mes, Chile guarda un cariñoso respeto a Grau por su comportamiento generoso y humano luego del combate de Iquique y haber resaltado la figura de Arturo Pratt, allí fue un enfrentamiento de los héroes marinos máximos de ambas naciones, pero después de su muerte siguen los reconocimiento a Grau.

El 23 de abril de este año en una ceremonia por los 140 años en que se fundó la Cruz Roja Peruana, el representante chileno don Patricio Acosta Sanrasiq, saliéndose del protocolo interrumpió una disertación para decir que en Chile apreciaban y reconocía la actitud única de Grau en dicho combate por la cual se ganó el título de “Caballero de los mares” internacionalmente, de este modo además se convirtió en un precursor calificado del “Derecho Internacional Humanitario”, calificativo aún pendiente de reconocimiento internacional.

El diplomático Miguel Rodríguez Mc Kay se encuentra en una campaña para además de dicho reconocimiento que debió haber sido visto por nuestro congreso, se genere a todo nivel la “Cátedra Grau”, su grandeza no puede quedar en su actitud en dicho combate, todos debíamos llevarlo en nuestro corazón a perpetuidad; fue un peruano que por designación de los altos mandos dejó su diputación por Piura para comandar el Huáscar, nave ligada a las hazañas y comparte esa grandeza, la recuperación de la nave es compromiso de los peruanos, pero será muy difícil lograrlo, pues forma parte de la forma como ellos ven su victoria, aunque debemos reconocer que en Perú no estaría en tan buen estado de conservación, constantemente renovado como se muestra en las fotos actuales, muestra palpable del homenaje chileno a nuestro héroe.

Se acerca el bicentenario de la Independencia Nacional, la cátedra de Miguel Grau debería llevarse desde el nido hasta el doctorado, los países grandes y desarrollados lo hacen; don Manuel Gonzales Prada el crítico del país en aquellos tiempos dedica cariñosa evocación de Grau y Bolognesi, y dijo una enorme verdad, entre la podredumbre de corrupción en que siempre se debatió y sigue ocurriendo en el Perú, por su generosidad y cumplimiento de sus deberes, sin ambos héroes no tendríamos el derecho de llamarnos nación; ambos y otros como Ugarte, Quiñónez, Santos que llevaron a niveles siderales su patriotismo nos demuestran que además de territorio, organización y otras características de una nación, tenemos alma; 1879 fue el año de Grau pero su recuerdo nos hace sentir orgullosos de ser sus compatriotas.