Historia negativa

0
390

La semana pasada se corrió la voz que se había detenido a Alejandro Toledo Manrique, ex presidente del Perú, hoy reo fugitivo; como si fuera poco el que está investigado por más de $20 millones de coimas, los peruanos tuvimos que pasar por otra vergüenza porque la detención se debió a haberse excedido de trago y se puso insolente en un restaurante en California, tuvo que intervenir la policía del condado de San Mateo, fue el domingo 17 de marzo ante la negativa de Toledo de abandonar un bar; tuvo que dormir la borrachera en prisión de donde salió a las 9 horas del Lunes.

Cuando la prensa trató de indagar, tanto su abogado como él, negaron el hecho y Toledo dijo que estaba dedicado a escribir un libro; nos trae a la memoria la oportunidad en que un reportero del diario “El Comercio” logró un contacto telefónico con el ex Presidente y al ser incómodo el tema que le trató de tocar el periodista, el mismo Toledo fingió la voz e indicó que “el Doctor se encontraba en la facultad”, la treta fue demasiado burda, un ex-presidente peruano negándose a sí mismo; esta vez volvió a mentir al negar su captura.

El historial de hechos bochornosos del “cholo sagrado” como le llamó su esposa es bastante extensa, el 2001 estando en campaña presidencial no quiso reconocer a su hija Zaraí, hasta que se le requirió una prueba de ADN, ya siendo residente optó por reconocerla y hasta hoy su esposa la llama la “hija administrativa”, porque según ella no lo es; otra mentira pues dudamos que Toledo sólo le tema a la prueba ADN, más que a sus resultados.

En abril del 2002 realizó otro bochornoso espectáculo al miccionar en una de las ruedas del helicóptero presidencial, los peruanos normales y los perritos lo suelen hacer en las llantas de algún vehículo nomás; la foto difundida muestra a generales y funcionarios mirando discretamente a otro lugar hasta que el Presidente termine su función; el año 2005 salió a la luz el nombre de la guapa Lady Bardales quien de escolta de su seguridad resultó implicada como pareja del mismo personaje; el año 2006 surgió el nombre del avión parrandero refiriéndose al avión presidencial, según las versiones sería porque en dicho avión se bebía constantemente y no eran pocos los casos que se veía ebrios a los ocupantes; en el año 2011 fueron hechas públicas fotografías de Toledo en una noche de desenfreno con abundante alcohol y mujeres en el ahora famoso hotel Melody, los hechos habrían ocurrido el año 1998, el colmo fue cuando el ex Presidente dijo que había sido secuestrado.

Hoy podría entenderse que se encuentra con una carga emocional extrema que lo lleva a mantenerse entre vapores de alcohol; en octubre del 2018 un ciudadano chileno lo reconoció en un restaurante y al hacerle preguntas acerca de la órdenes de prisión existentes recibió una grosería por respuesta; lamentablemente esta es la categoría de políticos a los que confiamos la Presidencia de la nación; es muy posible que todos quienes ocuparon la casa de Pizarro en este siglo acaben en la cárcel.