Incidente en Turquía

0
41

El día 2 de octubre de este año el periodista Jamal Kashoggi, periodista saudita, ingresó a la embajada de su país en Estambul, Turquía, al estar en compañía de su novia se pudo determinar que dicho personaje no salió del local y desde entonces se han supuesto una serie de actos criminales y la presunción que fue asesinado por orden de un alto personaje de su país.

Era columnista de opinión en The Washington Post,​ autor y exdirector general y redactor jefe del canal de noticias Al-Arab News Channel, y trabajó como redactor del periódico saudí Al Watan, convirtiéndolo en una plataforma para los progresistas saudíes, huyó de Arabia Saudí en septiembre de 2017​ y desde entonces escribió artículos periodísticos críticos contra el gobierno de su país, en particular del poderoso príncipe heredero, Mohammad bin Salman, y de su rey, Salmán bin Abdulaziz.

Arabia Saudita, tras 17 días sin pronunciarse sobre el hecho, confirmó su muerte en dicho consulado, señalando que murió tras una pelea y que hay 18 detenidos por la causa; fuentes turcas indican la existencia de grabaciones de audio que demostrarían que fue torturado y asesinado mediante degollamiento, y su cuerpo descuartizado con una sierra; el 10 de noviembre el presidente turco Erdogan confirmó oficialmente la existencia de grabaciones del último momento de Khashoggi y el 11 de noviembre la cadena televisiva Al Jazzera filtró la transcripción de lo que supuestamente habrían sido sus últimas palabras que contenía las grabaciones cargadas de angustia; su fallecimiento ocasionó movimientos diplomáticos en todo el mundo, como la petición por parte de Alemania, para que todos los países de la Unión Europea suspendiesen la venta de armas a Arabia Saudí.

Este es el principal problema que afronta el régimen del Rey Salman bin Abdulaziz desde que asumió la corona el año 2015, ante la muerte de su hermano Abdala, ya que debe dar explicaciones coherentes de lo ocurrido, según la autoridades de inteligencia de Estados Unidos el responsable es el príncipe heredero saudí Mohammed quien ordenó el asesinato en condiciones de crueldad increíbles, el cuerpo desmembrado y extraído en valijas cuyo destino sigue siendo una incógnita, se dice que hay 18 detenidos sobre los cuales pende la pena de muerte. Turquía dedujo que la víspera del asesinato llegaron un grupo de comandos que luego se retiraron del país, el periodista había sido citado con anterioridad, por lo tanto, no se descarta la premeditación.

Donald Trump también está en un problema, ya que aún siendo Arabia Saudita una de sus grandes aliadas, no podría avalar un crimen tan execrable, con similitudes a Siria o Venezuela, aún quedando cosas por aclarar todo señala al príncipe heredero de la corona; Turquía interviene porque a pesar del carácter diplomático de la sede de la embajada saudí, hay excepciones ya que sigue siendo su territorio, por ejemplo en caso de incendio o policiales; sólo queda esperar que se sancione a los responsables, príncipes y plebeyos.