Indicios de desgobierno

0
37

La crisis que se vive como consecuencia de la operatividad de la mina Tía María ha perjudicado al Presidente de la República, concurrió a una reunión que se suponía reservada donde dio a entender que estaba de acuerdo con retirarle la licencia de funcionamiento a dicha mina y planteaba la estrategia; es muy poco concebible que la autoridad suprema caiga en ese tipo de opiniones que de hecho son irregulares, y para completar su error hubo una deficiencia de seguridad al haberse producido una grabación, esto es una clara traición a la autoridad del Presidente que ojalá le haga reflexionar acerca de la calidad ética de sus interlocutores; es además sorprendente que alguien con una sólida reputación como autoridad, inteligente y además empresario haya manifestado lo que todos hemos escuchado, sólo queda el aspecto político.

En forma casi obsesiva Vizcarra ha recurrido a golpear el congreso como una forma de levantar su imagen, lo que no es difícil ya que allí se ha resumido una clase política infiltrada por la mediocridad y que alberga hasta delincuentes; paradójicamente en el sur el conjunto de gobernadores y alcaldes se mostraron más sólidos debido a una larga tarea de trabajo social, algo que debieron ejecutar la minera y el Estado, y cuando se llegó al problema el Presidente se dejó avasallar ante una vocación violentista, la energía que ha demostrado Vizcarra queda disminuida ante los seguidores de Gregorio Santos.

El error de Vizcarra que es compartido por PPK, Humala y García ha sido no usar la pedagogía para dar a conocer las cifras y parámetros en los que se ampara la aprobación tanto del estudio de impacto ambiental como la licencia de construcción, además de asegurarse que las poblaciones adyacentes a la mina reciban el trato que merecen mediante la inversión directa, en vez de ello cayó ingenuamente en la trampa que le tendieron en Arequipa.

Se señala que el senderismo no son rezagos como pregona el gobierno sino una organización que tiene bases en todo el país y ha estado generando conflictos en Apurímac, Loreto, Arequipa, Moquegua y Piura afectando las operaciones de Las Bambas, el oleoducto, Tía María, Quellaveco y Talara, los desbordes de las protestas hablan de un eficaz trabajo subversivo que compromete incluso a las autoridades deseosas de apoyo popular, y usando los conceptos y hasta los valores del sistema democrático; los ciudadanos siguen a sus líderes los cuales en su afán político pasan por alto los antecedentes de los provocadores a los cuales debieron más bien denunciar.

Como se dice popularmente la pelota está en la cancha de Martín Vizcarra, Presidente no elegido directamente pero sí constitucional del Perú, ya Ollanta Humala fue demasiado permisivo con los violentistas de Conga, además Kuzcinsky y Vizcarra los dejaron avanzar en Las Bambas, y paralelamente en Tía María permitiendo el sacrificio de varios ciudadanos y el asesinato de un policía en aras de sus ambiciones políticas, suponemos que Vizcarra está al tanto de las maquinaciones, dispone de un servicio de inteligencia, queda ver cómo actuará.