Jorge Barata afirma que Luis Nava era quien abría las puertas de Palacio de Gobierno

0
113

Ex jefe de Odebrecht en el Perú declaró que se entregó más de US$4 millones al ex secretario de la Presidencia del gobierno de Alan García para garantizar obras de la Interoceánica Sur

Durante el segundo día de interrogatorios a Jorge Barata en Curitiba (Brasil), el ex jefe de Odebrecht en el Perú declaró a la fiscalía peruana sobre tres casos: Metro de Lima-Decretos de Urgencia, tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur y la carpeta de Miguel Atala.

En la diligencia, de casi 10 horas, Barata confirmó que la constructora brasileña pagó más de US$4 millones en sobornos a Luis Nava Guibert, secretario general de la Presidencia de la República durante el segundo gobierno de Alan García (2006-2011), a cambio de que este garantizara la continuidad de las obras de la Interoceánica Sur que ejecutaba Conirsa, consorcio liderado por Odebrecht.

Actualmente, Nava está detenido de forma preliminar por la investigación del metro de Lima.

En su declaración de ayer, Barata afirmó que el ex ministro Luis Alva Castro, a quien entregó US$200.000 como aporte para la campaña de García del 2006, le presentó a Nava Guibert en uno de los locales del Partido Aprista de Lima.

De acuerdo con las mismas fuentes, Barata declaró que Nava era la persona que abría las puertas de Palacio de Gobierno durante el segundo gobierno de Alan García, y que si no lo trataban bien “no había acceso”.

Asimismo, Barata indicó al fiscal José Domingo Pérez, a cargo de las investigaciones, que Nava no estaba en la capacidad de influenciar en ningún proyecto sin usar el nombre de Alan García, ya que como secretario general de Palacio de Gobierno no tenía funciones ejecutivas.

Además, Barata afirmó que la constructora le asignó a Nava el nombre-código ‘Chalán’ porque así se conoce al que cuida a los caballos de paso. En ese sentido, el ex representante de Odebrecht en el Perú recordó que al ex presidente Alan García lo apodaron ‘Caballo loco’ durante su primer gobierno.

Barata también dijo que Nava y Miguel Atala, vicepresidente de Petro-Perú en el segundo gobierno aprista, eran conocidos como los ‘Maiman’ de Alan García.

Josef Maiman fue el empresario que facilitó sus cuentas en el extranjero al ex presidente Alejandro Toledo para que Odebrecht abonara en estas los US$31 millones que le pagó en sobornos por la construcción de los tramos 2 y 3 de Interoceánica Sur.

A Nava y Atala le han encontrado transferencias de dinero de Odebrecht por concepto de pagos ilegales.

En la Banca Privada de Andorra, Atala aparece como el propietario de la cuenta ‘offshore’ Ammarin Investment, con US$1’300.000, dinero que, según Barata, se le dio para que se lo entregara a Nava.

Además, en documentos del sistema Drousys de Odebrecht, que registra los sobornos de la constructora, se dan cuenta de transferencias por US$4 millones a ‘Chalán’, seudónimo para Nava Guibert. Estos depósitos fueron aprobados por Barata y Hilberto Silva, quien fue jefe de la división de operaciones estructuradas de Odebrecht.

De acuerdo con Barata, Nava le exigía celeridad en el pago de coimas. Por esa razón la empresa le recomendó abrir una ‘offshore’ para viabilizar los pagos. En esas circunstancias, dijo, se creó Ammarin Investment.

En el caso de Toledo, Barata recordó que este también era muy exigente en el cobro de las coimas, al extremo que lo llamaba entre dos y tres veces a la semana.

También declaró que Maiman fue quien le informó a Alan García–al que conocía– que Odebrecht había pagado coimas a Toledo por la Interoceánica Sur. Pese a ello, García, dijo Barata, no hizo nada por concluir la relación comercial con la empresa.

Asimismo, ratificó que a José Luis Nava Mendiola, hijo de Nava Guibert, se le asignó el nombre-código ‘Bandido’ porque este tenía la costumbre de portar armas. De acuerdo con las investigaciones, Nava Mendiola recibió US$471.000 de Odebrecht por haber efectuado gestiones para que la empresa se adjudicara el proyecto del metro de Lima.

El ex ministro Aurelio Pastor, abogado de Oswaldo Plasencia, investigado por el metro de Lima, se quejó por la mecánica del interrogatorio de ayer.

“Durante tres horas el fiscal Pérez ha preguntado fundamentalmente por el ex presidente Alan García […]. Lo que he hecho es manifestar mi protesta porque esa no es una buena manera en un proceso de investigación”, expresó.

Fuente: El Comercio