Jorge Barata declara en segundo día de interrogatorio sobre sobornos

0
132

El ex jefe de Odebrecht en el Perú será interrogado hasta el viernes 26 sobre los sobornos que Odebrecht entregó a funcionarios peruanos y por las contribuciones a campañas electorales

El ex representante de Odebrecht en el Perú Jorge Baratadeclara hoy por segundo día ante el fiscal José Domingo Pérez, integrante del equipo especial Lava Jato del Ministerio Público, sobre las carpetas relacionadas al Metro de Lima, a Miguel Atala, ex vicepresidente de Petro-Perú, y al ex presidente Alejandro Toledo en el caso tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur.

Según fuentes de El Comercio, Jorge Barata es interrogado sobre el papel de Luis Nava, ex secretario de la Presidencia durante el segundo gobierno de Alan García. El ex funcionario se encuentra en estos momentos con orden de detención por el Caso Odebrecht.

El martes, durante casi cuatro horas, el ex representante de Odebrecht declaró sobre los aportes de campaña. Según fuentes de El Comercio, confirmó que la constructora brasileña entregó US$200.000 a la campaña del fallecido ex presidente Alan García en el 2006.

Agregó que el dinero fue entregado al ex ministro del Interior Luis Alva Castro, a quien le asignaron el nombre código ‘Laque’ en el Sector de Operaciones Estructuradas (Caja 2).

De acuerdo a documentos de la Caja 2, a los que accedió El Comercio, Odebrecht depositó US$100.000 en dos armadas: US$60.000 a ‘Laque’ y US$40.000 al APRA.

Por la tarde, Barata respondió por los sobornos que Odebrecht pagó a ex funcionarios públicos, entre ellos el encarcelado ex viceministro de Comunicaciones Jorge Cuba, por las obras de la línea 1 del metro de Lima.

Antes de partir a Curitiba, Pérez indicó que la investigación al entorno de Alan García continúa tras su muerte.

Barata se ha sometido a la justicia peruana

El fiscal superior Rafael Vela, coordinador del equipo especial Lava Jato, indicó que Jorge Barata “ha sido bastante riguroso” en las respuestas que ha brindado. Agregó que el ex representante de Odebrecht en el Perú ha corroborado “plenamente” la tesis que maneja el Ministerio Público sobre los aportes al Partido Aprista en el 2006.

Vela también afirmó que Barata respondió a todas las preguntas que se le formularon, incluyendo aquellas relacionadas con el fallecido ex presidente Alan García.

“Categóricamente debemos decir que el señor Barata ha cumplido con responder a todas las preguntas, se está sometiendo a la justicia peruana en todo el sentido de la palabra”, subrayó.

Erasmo Reyna, abogado del Partido Aprista, indicó que el ex ejecutivo de Odebrecht señaló que nunca conversó con el fallecido ex presidente Alan García sobre estos aportes.

“[El señor Barata ha dicho] que Alan García nunca le solicitó ningún dinero ni a él ni a la empresa Odebrecht, que Alan García nunca le expresó agradecimiento alguna y que no tiene certeza que los recursos entregados a Alva Castro hayan sido destinados al partido”, acotó.

Donaciones a las campañas de Flores Nano

Barata también afirmó que Odebrecht aportó a las campañas de Lourdes Flores.

En febrero pasado, el ex gerente de relaciones institucionales de Odebrecht Raymundo Trindade Serra detalló que para la campaña presidencial de Flores Nano del 2006, la firma brasileña entregó entre US$10 mil y US$15 mil, porque en ese momento “la empresa no estaba tan bien”.

También refirió que el aporte que Odebrecht donó para la campaña pepecista en las elecciones municipales del 2010, donde partió como favorita, fue mayor al anterior: US$200 mil, que fueron entregados al ex árbitro de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) Horario Cánepa en cuatro armadas de US$50 mil, cada una.

Barata, además, reiteró que la constructora entregó US$3 millones para la campaña del No a la revocatoria de la ex alcaldesa de Lima Susana Villarán.

Barata declarará desde hoy hasta el viernes 26 ante los fiscales peruanos sobre los sobornos que Odebrecht entregó a funcionarios peruanos de distintos niveles a cambio de adjudicaciones de proyectos, así como los aportes a distintas campañas políticas.

Fuente: El Comercio