La humilde abeja

0
38

Las abejas son fundamentales para la vida en la Tierra, polinizan uno de cada tres alimentos que utilizamos, la miel de abeja es el único alimento natural que se produce sin destruir ninguna forma de vida, sin embargo ahora mismo, miles de millones de abejas se mueren en EE.UU. ya no hay suficientes abejas para polinizar los cultivos y en Europa los apicultores están perdiendo al menos el 10% de sus abejas cada año, estamos en medio de un holocausto medioambiental que nos pone en peligro a todos porque, sin la polinización de las abejas, toda nuestra cadena alimenticia está amenazada.

Los científicos están haciendo sonar la alarma en torno a los pesticidas que resultan tóxicos para las abejas y dicen que estamos usando muchísimos más pesticidas en nuestros cultivos de los que necesitamos, pero como ocurre con las compañías petroleras y el cambio climático, las grandes empresas químicas que venden pesticidas están contraatacando con informes científicos dudosos financiados por la industria que cuestionan la evidencia, dándoles a los políticos una excusa para retrasar las decisiones, se ha estado recurriendo al uso del lado ético de los científicos que estudian los pesticidas para convertirlos en denunciantes que testifiquen ante entes oficiales.

Paralelamente se realizan estudios urgentes que demuestren cómo las cosechas podrían crecer sin estos venenos así como campañas públicas masivas con el apoyo de políticos para lograr su prohibición, pero ambas acciones son costosas y requieren que grupos ecologistas realicen una financiación colectiva, capaz de recaudar lo suficiente con celeridad como para subvencionar estudios a escala mundial; que analicen cómo se puede cultivar sin estos venenos y que pongan en entredicho de forma decisiva los problemáticos estudios científicos de las grandes empresas químicas. El grupo AVAAZ ya ha financiado estudios científicos clave y ha realizado la mayor petición a favor de las abejas del mundo con 4,4 millones de firmas, asimismo las campañas mundiales han contribuido a lograr una moratoria contra los pesticidas que destruyen las abejas en Europa, pero aún no es suficiente.

Incluso los estudios realizados por las empresas que producen pesticidas confirman la magnitud de esta crisis, sin embargo se deben emplear todos los medios para luchar por que se prohíban estas toxinas. Los verdaderos expertos, los apicultores y los científicos, quieren que se prohíban estos pesticidas mortales, pero por el otro lado las empresas químicas financian campañas políticas, cuentan con el apoyo de funcionarios y enturbian la cobertura sobre el tema; en EE.UU. un administrador de la Agencia de Protección Ambiental la está desacreditando, y en Europa, una votación del gobierno alemán para extender la licencia del glifosato ha dado un respiro a compañías como Bayer o Syngenta.

La abeja es generadora de productos útiles para la humanidad y la labor de polinización que realizan es esencial en la cadena de producción agrícola, es mucho lo que perderíamos si este humilde insecto desaparece.