Las Bambas

0
40

Parece que llamarse Gregorio en el Perú es sinónimo del movimiento antiminero, esta vez nos referimos a Rojas, dirigente de Fuerabamba con quien el Estado ha llegado a un acuerdo precario para impedir que la zona de influencia del proyecto minero Las Bambas se vea afectada ya que por razones poco comprensibles la carretera de acceso a la mina había sido bloqueada.

El bloqueo de carreteras se encuentra penado como delito, sin embargo en el Perú si los autores del bloqueo son una multitud surge el concepto de asunto social y las normas se van al tacho, lo que no ocurriría en naciones como Suiza o Estados Unidos, donde la policía no se ve estorbada por esos conceptos; la minería aporta a la nación y ésta debe defender sus ingresos.

En el mes de abril el Premier del Solar se dirigió al sector en pugna, en forma previa el dirigente Gregorio Rojas lo había visitado en la capital; el encuentro fue en el estadio de Molinopampa, se suponía que Rojas era plenipotenciario, pero resultó que en Lima se mostró acorde con resolver el problema y en su zona dijo que había sido presionado, este doble discurso no abona a favor de los actos, hasta se recurrió a sacerdotes como mediadores, sin embargo su grupo social tenía otras exigencias, el Vicepresidente Edison Vargas exigió la libertad de los abogados que están manejando a los comuneros, de quienes esperan obtener una pingue cantidad de dinero; el mismo Vargas tiene una denuncia por problemas de manejo estando ebrio, y hasta donde se conoce se le está tratando con guante de seda; el resultado de estas negociaciones si bien lograron levantar el bloqueo aún es incierto a futuro, los comuneros siguen incrementando sus condiciones sin conocerse el límite.

Cuando se dio inicio a este proyecto se planteó construir un ducto para transportar el material hacia la costa, a pedido de la población se optó por mejorar la carretera de acceso, cuya intensidad de tráfico es muy intensa, y los agricultores de la zona ahora se quejan que sus plantaciones se ven afectadas por el polvo levantado por tráfico; esta es una de las dobleces demostradas por los comuneros; las macrocifras económicas nos muestran que las regiones donde se asienta el proyecto tienen una efectiva recuperación, ya los comuneros han recibido una ciudad nueva además de recursos en efectivo por familia pero parece que algunos no le han dado buen uso y ahora quieren más, algo que deberá evaluarse; es sabido que las zonas donde existen explotaciones mineros son las más pobres del país lo que no es justo, pero debe buscarse y hallarse un equilibrio que satisfaga a ambas partes.

El sur no es ajeno a esta situación, en las próximas semanas se debe dar inicio a la explotación de la mina Tía María en Arequipa; el gobierno ha dado muestras de debilidad que sin duda serán capitalizadas por las fuerzas anti mineras, hasta hubieron casos de chantaje que van a ser ahora manipulados; son los que ya asesinaron impunemente a un policía;  nos preguntamos si esta vez se pondrá los pantalones Vizcarra.