Los combustibles

0
145

Durante más de un siglo el desarrollo energético giró en torno al petróleo, del cual aproximadamente dos tercios de su consumo en EEUU se encuentra en las carreteras; la industria petrolera no llega a un consenso sobre cuándo se llegará a la demanda máxima; Royal Dutch Shell dice que podría ser en poco más de una década; en el futuro, la perspectiva del petróleo será aún más importante porque nadie quiere quedarse con petróleo inútil en el suelo; por el contrario, los productores como Arabia Saudita, con grandes reservas que pueden ser aprovechadas a bajos precios, estarán bajo presión para bombearlo antes de que sea demasiado tarde; aunque aún habrá un mercado para el gas natural, los volátiles precios del petróleo presionarán a los países que dependen de los ingresos del hidrocarburo en alto porcentaje.

Mientras tanto, una lucha por el litio está en marcha. El precio del carbonato de litio ha aumentado de 4,000 dólares la tonelada en 2011 a más de 14,000 dólares; la demanda de cobalto y otros elementos esenciales para motores eléctricos también está en alza, el litio se utiliza no sólo para alimentar vehículos ya que las empresas de servicios públicos quieren baterías gigantes para almacenar energía cuando caiga la demanda y liberarla a medida que alcanza su punto máximo e podría anticipar que Chile, Bolivia y Perú, ricos en litio asuman el papel de la actual Arabia Saudita, pero los vehículos eléctricos no lo consumen; las baterías de iones de litio de los autos pueden ser reutilizadas en las redes eléctricas y además recicladas, pero sin duda alguna mientras se logra la transición de motores de combustibles fósiles a eléctricos habrá una gran demanda que esperamos sea bien aprovechada.

El motor de combustión interna ha tenido una gran vida útil y podría todavía dominar el mercado de los buques y la aviación por décadas, pero para las máquinas que permanecen en tierra los motores eléctricos pronto ofrecerán libertad y comodidad más barata y limpia; a medida que el cambio a los vehículos eléctricos revierte la tendencia en el mundo rico hacia la caída del consumo de electricidad, los encargados de formular políticas tendrán que ayudar, asegurando que haya suficiente capacidad de generación; al respecto, se observa que existe un arcaico sistema de regulación en muchos países, se necesitarán nuevas reglas y estándares para las estaciones de recarga públicas y para el reciclaje de baterías, motores y otros componentes, y tendrán que hacer frente al cambio que creará en el mercado laboral, ya que los viejos trabajos de fábrica desaparecerán, será otra revolución industrial.

Probablemente en el siglo XXI, los automóviles eléctricos sin conductor mejorarán el mundo de maneras inesperadas, al igual que lo hicieron los vehículos accionados por motores de combustión interna en el siglo XX, pero los desafíos que acompañan la aplicación práctica de la nueva matriz energética son muchos y quizá hasta duros con los actuales fabricantes de motores de combustión interna e incluso de automóviles.