Los informales

0
314

Que el Perú es un nido de informalidad es imposible negarlo, si bien es cierto que la utilizan ciudadanos que poseen la cualidad que se llama  emprendimiento, pasan por alto el hecho de la existencia de normas por las cuales el estado recauda impuestos, el respeto al medio ambiente y lo más importante, la seguridad; Gamarra surgió de este modo y ya vemos lo que le cuesta al Alcalde lograr una formalización parcial de la zona, la minería informal que incluye a la ilegal es una desgracia para la nación, su existencia en zonas apartadas de las ciudades hace el problema más agudo; las organizaciones criminales están siempre acompañando esta forma de actividades, se da el caso que los mineros informales tienen hasta congresistas cuya función es proteger ilegalmente su status, de ningún modo impulsarlos a ordenarse.

En Lima en el sector llamado Fiori que se ubica en el Distrito San Martín de Porres acaba de ocurrir una desgracia consecuencia de la informalidad, se trata de un terminal por supuesto no oficial, un bus repleto de pasajeros que se dirigían a Chiclayo se incendió, con una secuela de 17 víctimas y 14 heridos, algunos graves; naturalmente ha cundido la condena a la informalidad, el Alcalde Distrital se lavó las manos porque dicho terminal había sido desautorizado y demolido, la SUTRAN que solo interviene en lugares formales, la empresa de buses que está legalmente constituída y la unidad contaba con SOAT, la policía al parecer ignoraba su existencia; sin embargo diariamente miles de personas que de alguna manera lo encuentran más practicable, utilizan algunos de ellos, según la SUTRAN, hay 26 terminales informales de Lima; Tacna no es ajena al asunto, el paradero “mosca” es muy recurrido ya que a precios módicos relativamente nos lleva a muchos lugares, si olvidamos horarios y la propia seguridad nos parecerá práctico, por lo tanto el otro responsable somos todos quienes preferimos elegir un paradero informal por encima de uno oficial, la función hace  al órgano.

Teóricamente ni las municipalidades ni SUTRAN ni la policía sabía de la existencia de Fiori, una vez más se demuestra que la iniciativa y la necesidad andan muy adelante que la respuesta institucional, las Entidades sólo resultan competentes a la hora de contar cadáveres, siendo la función primordial evitar o impedir que ello esté ocurriendo; el drama se desarrolló ante gran cantidad de espectadores que en parte tuvieron su momento de heroísmo al colaborar en el escape de los pasajeros que pudieron, pero en su mayoría se dedicaron a filmar la desgracia; la publicación de dichas escenas y el testimonio de sobrevivientes sugieren a que los expertos no descarten la posibilidad de haber existido combustible en la unidad, hipótesis que también está siendo investigada.

Lo ocurrido deberá tener como consecuencia un análisis serio de todas las implicancias y todos los responsables; un pasajero perdió a su esposa, dos hijos y tres nietos; si las autoridades se ponen en el pellejo de este ciudadano es posible que se decidan a tomar medidas en este complejo problema.