Normas antinatura

0
361

Después de innumerables años de experiencias con los vehículos que se alimentan de hidrocarburos se llegó a la conclusión que son lesivos al medio ambiente los gases residuales además de los ruidos que genera en conjunto superan los límites permisibles y la solución se está aplicando en forma gradual; en Europa ya se tienen fechas límite de uso de dichos vehículos, sin embargo en la actualidad los hay que utilizan la energía eléctrica, en el Perú se han popularizado las bicicletas impulsadas por dicho medio, además de motocicletas y scooters, con un cierto retraso también hay automóviles y buses, son los medios del actual siglo cuyo uso debía tener mayor divulgación.

Sin embargo el Estado ha emitido un dispositivo que obliga a los vehículos pequeños a que usen placas, SOAT y licencia de conducir, además se está contemplando prohibir que las motocicletas transporten pasajero, para quienes vemos globalmente el problema de contaminación sonora y de la atmósfera los vehículos eléctricos no solamente tiene emisiones cero sino son muy silenciosos, es decir viene a el vehículo ideal; la primera de estas normas va a provocar un desaliento en el uso de las movilidades involucradas, los peruanos tienen el prejuicio que disponer de un automóvil grande y lujoso es sinónimo de estatus, por eso es que vemos vehículos todo terreno y 4 x 4 circulando por las calles de la ciudad a pesar que no justifican ni la potencia ni el tamaño, más aún, muchas veces dichos enormes automóviles transportan a una o dos personas, ocupan el espacio de 4 o 5 scooters o motocicletas, las cuales pueden también llevar lo mismo sin generar problemas de tránsito ni  contaminación.

Actualmente las motocicletas pagar por el SOAT en triple que un automóvil particular, y eso es resultado de las estadísticas, podemos asumir que una bicicleta con motor o una scooter tienen las mismas probabilidades de sufrir un accidente y si le sumamos la obligación de la placa y licencia de conducir, la norma es un golpe al uso de los vehículos que debemos más bien alentar, claro que los accidentes ocurrirán, pero un análisis global nos diría que es preferible resolver de otro modo este problema, cada ciudadano que decide usar una bicicleta, una motocicleta o un scooter en vez de un automóvil debía más bien ser recompensado por ser un efectivo agente de la ecología moderna, ponerle cargas económicas o burocráticas resulta contraproducente.

Se está cocinando la norma que impida a las motocicletas circular con dos personas, se dice que la culpa es de los asaltos que protagonizan pro este medio, lo que ocurre es que los medios de represión de la delincuencia han fracasado y se nos quiere retornar a los años del gobierno militar y sus absurdas prohibiciones, decimos que son leyes anti natura porque la principal víctima será la naturaleza ya tan afectada por la contaminación producto del parque automotor, es un retroceso ya que se frenará la toma de conciencia del ciudadano que ya había optado o estaba a punto de hacerlo de modificar sus hábitos en cuanto al desplazamiento por la ciudad.