Policías y ladrones

0
54

Por estar en contacto permanente con la clase delincuencial más baja los policías terminan un poco asimilándose al medio y por eso vemos bastantes policías más dispuestos a violar la ley que en primera instancia está en sus manos; es el caso de los que en patrulleros salen a partir de media noche a buscar choferes con algún rastro de licor o si carece de algún  documento para extorsionarlos con fuertes sumas de dinero, no a exigir el cumplimiento de las normas sino específicamente a extorsionar; para muchos esta es la imagen del policía y es totalmente opuesta a la que debe ser es decir la autoridad, quien nos protege de los delincuentes, pero también hay buenos policías.

Hacen pocos días en Piura a un policía le tocó presenciar un asalto e intervino, el asaltante emprendió la fuga y el policía realizó los disparos al aire de prevención, para luego hacerlo al cuerpo del malhechor, el cual poco después falleciera. La polémica surge después, ya que el caso está en la vía judicial donde un fiscal pidió prisión preventiva y el juez a cargo la concedió, de este modo el policía debe cumplir una carcelería por haber hecho lo que la gran mayoría de peruanos considera fue cumplir con su deber de combatir a la delincuencia.

La inseguridad ciudadana es uno de los problemas nacionales que preocupa a los peruanos sólo superado por la corrupción, la ciudadanía cuando captura un delincuente hace venganza por no solamente estar entre el altísimo porcentaje de víctimas de un robo, sino por la impunidad que parece existir, es una frustración saber que no se puede estar en la calle ni en su hogar sin vivir con el trauma de un robo.

Las reacciones no se han hecho esperar, en una encuesta periodística más del 90 % opinan que el policía no debiera estar encarcelado; nuestro comentarista Oscar Valdez Dancuart ha dicho que ni una hora debió estarlo, los magistrados que participaron en la decisión están siendo investigados; tanto el Presidente de la República como el Ministro del Interior han dado su apoyo total al policía puesto que se necesitan muestras de energía de las autoridades y algo que mostrar a la población; en resumen: hay disconformidad con la forma como concluyen los hechos; escuchando al Ministro nos da la impresión que las normas de uso del arma policial son demasiado limitantes, la congresista Noceda ha dicho que es el sistema el que está errado y debe corregirse, pero por otro lado está el criterio de los jueces quienes en ocasiones deben actuar con sentido común por encima de las normas.

Se ha dado una pésima muestra de cómo combatir la delincuencia, según fiscal y juez el policía debió hacer carreras con el delincuente para capturarlo estando en delito flagrante; la prisión preventiva no debió darse, la falta de criterio del poder judicial anima al delincuente y motivará que los policías eviten involucrarse; por supuesto habrá un proceso que esperamos sea justo y benigno para un policía que cumplió su deber, mientras se revisan y cambian las normas que actualmente limitan el uso correcto de su arma al policía.