Tacna y su polca

0
45

Las hazañas de los tacneños desarrolladas durante la guerra con Chile y su posterior ocupación casi han recibido la totalidad de la merecidas alabanzas de la historia, sin embargo era necesario una tarea muy difícil aún, había que volver a construir Tacna, cual ave fénix debía resurgir de sus cenizas, había que aceptarse la realidad de estar separada de su ciudad hermana Arica, Américo Olivares definió esa frontera como canalla, separando dos ciudades fraternas y complementarias; era necesario recrear Tacna sin Arica.

El año 1951 aún pesaban las sombras del cautiverio, y se forjó una amistad que se proyectaría en el tiempo, el poeta profesor Omar Zilbert Salas, el también artista, polifacético y creador Eduardo Pérez Gamboa; en aquellos tiempos  las inquietudes artísticas de Tacna ya habían encontrado su nicho en la pequeña emisora llamada Radio Tacna, cuyo propietario Ing. José Santos Cáceres Vernal las impulsaba, muy especialmente la música criolla pues era una tarea primordial recuperar la afición por lo peruano, es en esos afanes que surge la idea de escribir una pieza criolla dedicada a Tacna, que tuviera difusión y llegada hasta el confín del Perú.

Omar Zilbert sin duda puso lo mejor de su inspiración para su primera estrofa, “mi tierra es un edén de fantasía” era una descripción de la Tacna campestre de aquellos tiempos; luego le tocaría el turno a Pérez Gamboa de crear la partitura musical, para diferenciarlo de los valses argentinos populares en la ciudad se eligió que sea una polka, entretanto José Cáceres en el mes de octubre de 1951 tomó contacto con el dueño de la tienda disquera “La casa de la Melodía” en Arica y amigo entrañable de Cáceres, el señor Valle, y le presentó el proyecto que fuera acogido de inmediato, puesto que en el Perú no existía aún donde realizar la grabación, optó por hacerla en Santiago de Chile.

El señor Valle se conectó con la RCA Víctor de la capital chilena y pusieron como condición que debían adquirirse un mínimo de 100 discos de carbón, para abonar el costo de la edición y al conjunto musical el trío “Añoranzas”; Cáceres en uno de sus momentos de inspiración realizó el financiamiento, pero debía urgir al compositor para que la partitura musical sea concluida. En febrero de 1952 fue así y pocos días después Perez Gamboa falleció en las playas de La Yarada; el afecto al amigo de parte Zilbert y Cáceres dieron el impulso definitivo, la versión completa ya estaba en Santiago de Chile, se decidió al reverso colocar “Mimos y caricias de mujer”, también de Pérez Gamboa; la prueba se recibió en abril de 1952, solamente la escucharon Zilbert y Cáceres, y con su aprobación se cristalizó la leyenda de la polka, la edición completa fue distribuida entre todas la emisoras nacionales, Yolanda de Cáceres tuvo que embalar los frágiles discos de carbón y remitirlos, es así que la suma de los talentos y el inmenso amor a su tierra de tres jóvenes tacneños dieron el fruto musical más valioso para Tacna y que será objeto de nuevo y merecido reconocimiento el día de mañana, con amor nuestra tierra ya había empezado a vencer al destino.